IRENA, la Agencia Internacional de Energías Renovables ha publicado el informe de 2020 «Global Renewables Outlook: Energy transformation 2050». En el que se repasan las perspectivas de las energías renovables y la transformación energética hasta 2050.

Aunque se reconoce la actual crisis sanitaria, humanitaria, social y económica desencadenada por el coronavirus (COVID-19), que debe tener en cuenta medidas sociales y económicas apropiadas. Los estímulos económicos deben garantizar la sostenibilidad y
reforzar la resiliencia, a la vez que mejoran la salud y el bienestar de las personas.

La transformación energética descrita en el documento ofrece una base sostenible, con bajas emisiones de carbono y segura para el clima con vistas a un desarrollo económico estable a largo plazo. Además, se trata de una vía que, según el informe, promete más empleos, un mayor crecimiento económico, condiciones de vida más limpias y una mejora sustancial del bienestar.

Esta ambiciosa perspectiva también reduciría el 70 % de las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía de aquí a 2050. Más del 90 % de la reducción se obtendría a través de las energías renovables y de medidas de eficiencia energética.

El objetivo climático final a escala mundial sería alcanzar unas emisiones cero. Esta perspectiva también analiza formas de reducir las emisiones de CO2 más allá de 2050 hasta lograr las cero emisiones netas y, potencialmente, incluso las cero emisiones. El hidrógeno y los combustibles sintéticos, la electrificación directa, los biocombustibles avanzados y la gestión del carbono serán decisivos, junto con modelos comerciales innovadores, cambios estructurales y la adaptación de las conductas.

Con todo, la última parte de las emisiones mundiales de CO2 será la más difícil y más cara de eliminar. Con una transición energética ambiciosa, todavía quedarían emisiones mundiales equivalentes a un tercio de los niveles actuales aproximadamente, y los sectores de alto consumo energético, el transporte marítimo y la aviación seguirían registrando elevados niveles de emisión en 2050 y prevé un aumento de emisiones de gases de efecto invernadero en ambos casos. La perspectiva de descarbonización más profunda refleja opciones para que dichos sectores logren las cero emisiones.

Aunque queda mucho por analizar, se estima que un 60 % de la reducción en este tramo final podría conseguirse
gracias a las renovables, «hidrógeno verde» y la electrificación basada en energías renovables.

El documento propone varios escenarios para 2050:

  • Escenario energético previsto: refleja los planes actuales y otros objetivos y políticas previstos, incluidas las contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) en virtud del Acuerdo de París.
  • Escenario de transformación energética: describe una ruta ambiciosa, pero realista, basada en la ampliación de las energías renovables y la eficiencia a un ritmo que permita cumplir los objetivos climáticos.
  • Perspectiva de descarbonización más profunda: examina las opciones para reducir aún más las emisiones de CO2 de los procesos industriales y relacionados con la energía, incluidas las posibilidades de reducirlas a cero.
  • Análisis socioeconómico: vincula los sistemas energéticos y las economías en un marco coherente, global y cuantitativo a través de un modelo macroeconómico (modelo E3ME).

El informe de 2020 «Global Renewables Outlook: Energy transformation 2050» puede descargarse aquí:

close
Además de los correos diarios o semanales, recibirás uno mensual con las noticias más vistas.

Al suscribirte aceptas nuestra Política de privacidad.